miércoles, 28 de julio de 2010

LA COLONIA CASTELLS, OTRO BARRIO QUE ESTORBA A LOS ESPECULADORES

Sin ningún tipo de razón que lo justifique, un barrio tiene que convertirse en escombros, y luego en pelotazo urbanístico (realojando a los vecinos, para que así la especulación parezca menor).

Pero no se trata de un barrio cualquiera.....hablamos de uno de los últimos barrios de casitas bajas de Barcelona y uno de los últimos rincones que todavía guarda identidad de barrio, donde todos los vecinos se conocen y se vive como en un pequeño pueblo (eso si, rodeado de torres de apartamentos).

Eso es lo que incomoda al ayuntamiento y a sus amiguitos del ladrillo, como ya han demostrado con otros barrios cercanos a las montañas, donde han ido cambiando las casitas con terracita y limonero por bloques modernos de pisazos.

Los vecinos de la Colonia Castells llevan años y años tratando de que la opinión pública conozca la injusticia que el ayuntamiento comete con ellos sin la menor excusa razonable. Crearon una asociación de afectados que en un principio quiso paralizar el proyecto, pero viendo que era una lucha inútil, piden al menos que se garantice el derecho a una vivienda digna y de calidad para los que vayan desalojando.

La Colonia Castells nació en 1923 como barrio de acogida para los obreros del sur de España que venían a la fábrica de barnices Castells.
Ubicada a las afueras del barrio de Les Corts, rodeada de avenidas y edificios altos, el plan metropolitano la condenó, sin motivo, al derribo y al olvido.
Son casitas con terraza delantera, en calles sin tráfico, con niños jugando y vecinos sentados a la fresca. Un oasis enmedio de esta urbe en la que impera el cemento y faltan espacios verdes y barrios habitables.


Al norte del barrio, al pié de la Travessera de Les Corts, se ha levantado ya un edificio (gris, moderno, horrible) para el realojo de parte de los vecinos, y el cartel que anuncia este pelotazo ha sido saboteado con pintura.

Desde aquí les envío mi apoyo de corazón:
- primero porque estoy totalmente en contra de que se destruyan barrios que ya tienen su identidad y sus vecinos de toda la vida;
- segundo, porque Barcelona tiene ya saturado el parque de viviendas, a vista de pájaro es todo hormigón, y lo que necesita son más parques y respetar los barrios tradicionales,
- y tercero, porque solamente la insalubridad, la inseguridad o ser foco de drogas deberían ser motivos para derribar todo un barrio, y en este caso no existe ninguno de los tres.

Apoyemos todos a los vecinos de la Colonia Castells y ojalá recurran la decisión del derribo ante los tribunales como han hecho los del barrio marinero de Valencia, El Cabañal, que también le estorba al ayuntamiento de Rita Barberá.

¡Basta ya de especulación!
Prou especulació!

No hay comentarios: