miércoles, 1 de septiembre de 2010

LA TRASTIENDA DE LA BOQUERÍA, PATAS ARRIBA


La plaza de la Gardunya comienza por fin sus obras de reforma.
Para aquellos que no la conocen por el nombre, les diré que es la plaza 'heavy' que se encuentra detrás de La Boquería.
¿Por qué la llamo 'heavy'? hombre...porque tiene un aspecto duro y descuidado que echa p'atrás.
Por un lado tiene un aparcamiento en superficie y subterráneo, que hace que el nombre de 'plaza' suene irreal, dado que ocupa toda su superficie. Por otro lado, tiene los (pestilentes) contenedores de basura del mercado, un par de solares abandonados con más hierbas altas que la jungla, y un par de terrazas de restaurantes en las que los turistas se matan por sentarse, pese a que el panorama que se obtiene desde ellas sea desolador.

La plaza, es cierto, pedía a gritos una reforma, pero el ayuntamiento ve en ello la posibilidad de colarnos otro gol construyendo viviendas en uno de sus extremos. Se perderá con ello un muro medieval que asoma a un solar abandonado y que será tapiado por las nuevas (y seguramente futuristas) edificaciones.
La reforma comienza el 10 de este mes, y las dos terrazas tendrán que cerrar largo tiempo, ya que se prevé que las obras duren la friolera de 29 meses....nada menos que dos años y medio. Y es que...hay que derruir por completo el pequeño parking subterráneo existente para excavar y hacer otro mayor de 600 plazas.

Cuando quede terminada (empieza con año y medio de retraso), a la plaza asomarán dos nuevos edificios, a cual mas espantoso: un nuevo bloque de 64 viviendas y una nueva sede de la Escuela Massana.
Esta es la horrorosa nueva sede de la escuela, que irá en el lado mar de la plaza, sobre un solar desocupado, unos bloques que serán derribados y un muro que debería ser salvado:

Así quedaría la plaza vista desde el aire, con La Boquería a la izquierda, la nueva escuela al fondo y el nuevo bloque de viviendas abajo:

Y en esta otra se ve La Boquería al fondo y se puede apreciar a la derecha el mamarracho de arquitectura de la nueva escuela, cuyos volúmenes marcarán la fisonomía de la plaza y su modernidad de saldo se cargará el entorno:


Por si la salvajada moderna fuera poca en el entorno del hospital medieval de la Santa Creu y Sant Pau, se le abrirá un pasadizo a éste para conectar los jardines del hospital con la nueva plaza.
Total...que deberemos acostumbrarnos a otro parche de modernidad mal entendida en los barrios históricos de Barcelona, a los que se destruye en vez de mimar.

No hay comentarios: