viernes, 11 de febrero de 2011

NI CATALUÑA NI BARCELONA MIRAN POR LA CONTAMINACIÓN

Resultan cuanto menos chocantes las actitudes de los últimos días, tanto desde el Servei Català de Transit como desde el ayuntamiento, con respecto a la grave contaminación atmosférica de Barcelona.
Desde Transit, que ha retirado el límite de velocidad de los 80km/h en las entradas a Barcelona, se han mostrado muy molestos porque la ministra de Medio Ambiente haya criticado este paso atrás. Dicen que Rosa Aguilar no tiene 'autoridad moral' para criticar el aumento del límite de velocidad.

Y rizando el rizo, desde el ayuntamiento de Barcelona han DESCARTADO reducir el tráfico dentro de la ciudad, ni siquiera por unos días, a pesar del gravísimo problema de polución que atravesamos desde hace semana y media.
Precisamente la directora general de Calidad Ambiental, Assumpta Farran, había recomendado esta medida.

Ya llevo tiempo criticando que en Barcelona el vehículo particular sea el rey de las calles, que circulen libremente miles de coches cada mañana con un único ocupante pudiendo usar el transporte público, y que calles como Aragón, Meridiana, Diagonal o Gran Vía sean auténticas macroautopistas donde simplemente pasear entrañe un alto riesgo para los pulmones.
Pero que encima, habiéndose disparado los niveles de polución, el ayuntamiento se niegue a tomar medidas, resulta más que insultante.

Y ya como último apunte, aunque suene a chiste, desde el consistorio han salido algunas propuestas irrisorias para los próximos años, como crear miniparadas de taxis por la ciudad para que estos vehículos no anden circulando a la espera de cazar clientes. Ahora va a resultar que la culpa de toda la polución de Barcelona recae sobre los taxis...que no suponen ni el 10% de vehículos que atestan la ciudad.

No hay comentarios: